Sr. ROSSI, Clelia Beatriz

Queridas hermanas: 

El 20 de febrero 2023, en el Policlínico del Docente de Buenos Aires, el Señor de la Vida  llamó a gozar de su Luz eterna a nuestra querida hermana 

Sr. ROSSI Clelia Beatriz 

Nació en Buenos Aires (Argentina) el 13 agosto 1940 

Profesó en Morón el 24 enero 1968 

Sr. Clelia era hija de Atilio Enrique y Josefa Iglesia. Tenía una hermana que cuando enviudó, cuidó con dedicación  durante varios años de su vida. 

Fue postulante en Bernal el 24 de julio de 1965 e hizo el Noviciado en Morón los años 1966 y 1967. Obtuvo el  título de Maestra Normal Nacional y más tarde el de Catequista y Profesora de Jardín de Infantes, certificaciones que la habilitaron a lo largo de su vida para la misión educativa entre los niños y niñas que le fueron confiados. 

El año de su profesión hizo el Juniorado en Bernal. En 1969 fue Maestra de grado y de Prescolar en La Plata y ayudante del Oratorio en Gorina; desde 1970 a 1972 realizó las mismas tareas en Morón María Auxiliadora y desde 1973 a 1977 en Almagro. En esta casa fue también asistente de las internas. Desde 1978 a 1982 vivió en la  comunidad de San Justo y trabajó en el Barrio Los Pinos como responsable del Jardín de Infantes y del Ateneo.  Regresó a Almagro en 1983 y hasta 1994 se desempeñó como Maestra de Preescolar, encargada del Oratorio y asistente de las internas hasta 1985. En la comunidad de Garay, donde vivió desde 1995 hasta el 2000, fue  secretaria de la escuela, encargada del Oratorio y Delegada de las Exalunmnas. Del 2001 al 2014 regresa a Almagro con la responsabilidad de animar la Unión Padres de Familia, asistir en los recreos, en el comedor de los niños y brindar apoyo escolar en la Jornada Extendida Optativa a los alumnos de 1° grado. En el año 2015 pasa a la  comunidad de San Justo y también aquí brinda apoyo escolar, es asistente en la post-escuela, y realiza diversos  servicios comunitarios.  

La Hna Clelia fue muy buena maestra, amaba a los niños y sabía acompañarlos con dedicación. Era muy hábil  y creativa para diseñar juguetes y sencillos regalitos que luego entregaba en el recreo o en los cumpleaños.  Trabajaba con las familias y era apreciada y respetada por ellas. Era muy lindo verla ya anciana rodeada de los  niños que le pedían ayuda para hacer la tarea… Siempre encontraba una ocasión para hablarles de Jesús y 

enseñarles a rezar. No fue fácil compartir la vida con ella; pero la fraternidad de las hermanas posibilitó siempre el  encuentro más allá de toda tensión comunitaria. 

Con la edad se fueron debilitando sus pulmones. El último tiempo necesitaba del condensador de oxígeno, pero  ella no veía la necesidad de usarlo. Eso implicó un mayor trabajo del corazón que aceleró su partida. Hace sólo una  semana fue trasladada a la casa San José para una mayor atención de su salud, y hoy a la madrugada una  insuficiencia respiratoria aguda hizo que dejara de latir su muy debilitado corazón. 

Querida Hna Clelia, estarás en el oratorio del cielo preparando regalitos para los chicos, rodeada de niños como  la gallina en medio de sus pollitos. Rezamos por vos y vos rezá por nosotras, para que sea generosa hasta el final nuestra entrega dedicada a los pequeños del Reino. 

 Ofrezcamos por esta querida hermana nuestra oración de sugragio. 

Con afecto 

Sr. Silvia Boullosa 
Inspectora ARG